La mayoría de los operadores postales han estado operando desde el comienzo en sus respectivos países; siempre han sido la columna vertebral de sus gobiernos, ciudadanos, empresas y del desarrollo y evolución general del país, y han estado ofreciendo, durante décadas, uno de los servicios más fundamentales para todos sus clientes: la comunicación.

Visión general de la situación

Desde el momento en que sus gobiernos les designan, pasan a formar parte de la Unión Postal Universal de las Naciones Unidas adquiriendo obligaciones y compromisos a los que no está sujeta ninguna otra organización en su país; como el alcance universal (proporcionar mensajes y servicios a todas las personas del país, independientemente de su ubicación), la disponibilidad de los servicios (para que todo el mundo pueda tener acceso a sus servicios) y muchas otras obligaciones, garantizando, por ejemplo, la inclusión social y financiera de todos los ciudadanos, los servicios financieros para los que no tienen cuenta bancaria y muchos otros servicios.

No hace falta decir que muchos operadores postales se enfrentan actualmente a algunas dificultades, a pesar de su alcance nacional, servicios universales, servicios asequibles, etc. Las nuevas tecnologías y la digitalización tienden a dejar atrás a los operadores postales:

  • Reducción extrema del envío de cartas, mensajes y documentos en papel, sustituidos por comunicaciones digitales (email, SMS, Web, mensajería instantánea…), donde los servicios postales parecen innecesarios.
  • Aumento significativo de la entrega de paquetes debido al florecimiento de las compras de comercio electrónico, lo que supone una excelente competencia del sector de la mensajería privada con una amplia presencia mundial y sin alcance universal ni obligaciones de inclusión social.
  • El aumento de las transacciones de dinero móvil, liderado por los operadores de telecomunicaciones (ni siquiera los bancos), trae consigo dificultades adicionales para el sector postal en sus objetivos de inclusión financiera a través de sus servicios bancarios postales.
  • Dificultades en la financiación de las infraestructuras necesarias para cumplir con sus obligaciones, ya que la mayoría de los servicios postales son propiedad del sector público, lo que limita su capacidad para encontrar financiación en los mercados habituales.
  • Los costes de entrega de última milla son difíciles de reducir para hacer frente a la competencia privada; los empleados, las flotas de vehículos, el mantenimiento…

Pero hay algunos hechos que a menudo tendemos a olvidar, especialmente cuando hablamos de digitalización.

Sin ninguna duda, es fácil enviar un correo electrónico en lugar de una carta o documento en papel.

Sin ninguna duda, es fácil abrir una cuenta de dinero móvil con un operador de telecomunicaciones.

Sin ninguna duda, es fácil digitalizar procesos y documentos.

Y, obviamente, es fácil seguir siendo competitivo sin verdaderas obligaciones de inclusión social y financiera, donde los mensajeros privados podrían no servir a un pueblo o región solo porque no es rentable.

Panorama de la digitalización; valor probatorio y de admisibilidad

Pero a menudo olvidamos que cuando enviamos mensajes o documentos a través de un correo electrónico normal, no hay una prueba admisible de entrega emitida por un tercero de confianza. A menudo olvidamos que cuando abrimos una cuenta de dinero móvil en una operadora de telecomunicaciones estamos obteniendo los servicios y garantías de una operadora de telecomunicaciones, no los de un banco o un gobierno, y no obtendremos fácilmente todos los servicios financieros que podamos necesitar (u obtener microcréditos, por ejemplo, de interés abusivo de más del 30 %).

A menudo olvidamos que «lo que no se puede demostrar… nunca ocurrió», desde el punto de vista legal.

A menudo olvidamos que un registro es un registro y un correo electrónico es un correo electrónico, no una comunicación presencial. Y como tal, ese registro o ese correo electrónico tiene el mismo valor que la declaración de una de las partes, pero nunca el valor probatorio admisible de, por ejemplo, un correo certificado.

A menudo consideramos que una firma digital es prueba suficiente, pero la realidad es bastante diferente; no estamos hablando de firmas de documentos, sino de entrega de mensajes y documentos, firmados o no.

Un mensaje o documento puede estar firmado o no firmado, pero, si no hay evidencia de su entrega, dicho mensaje o documento nunca fue entregado legalmente y podría no tener efecto. Incluso si está firmado digitalmente.

En el mundo del papel, por ejemplo, una multa de tráfico puede no estar firmada por nadie. Pero tendrá un efecto legal porque se entrega a través del servicio de correo certificado del operador postal; el operador postal será testigo y certificará que la multa de tráfico se entregó en una fecha y hora concretas.

Puede que un cheque en cuenta bancaria no esté firmado por nadie, pero tiene un efecto comercial y legal cuando se entrega a través del servicio de correo certificado del operador postal.

Las resoluciones judiciales suelen entregarse o enviarse por correo certificado a todas las partes interesadas y nunca se entregan a través de un correo ordinario no certificado.

Entonces… ¿por qué creemos que el envío de un correo electrónico o de un SMS u otros mensajes normales y no certificados es suficientemente válido y puede ser utilizado como prueba admisible? ¿Por qué tendemos a considerar que, al conservar una copia del correo electrónico que enviamos (que podemos, por supuesto, manipular y modificar), tenemos cualquier prueba admisible del correo electrónico que enviamos, y entendemos que el correo electrónico también fue recibido?

¿Qué pasa si un día enviamos un correo electrónico normal y el destinatario simplemente niega haberlo recibido? ¿Y si ese correo electrónico contiene una notificación de descubierto de la cuenta bancaria, una multa de tráfico, una resolución judicial o un contrato firmado, y el destinatario sigue negando su recepción?

Requisitos de infraestructura para la digitalización y cómo liderar en un entorno adverso

Por otro lado, cuando se habla de digitalización, se asumen unos requisitos mínimos que se imponen a las personas; ordenadores portátiles, teléfonos inteligentes, Internet móvil, virtualización de funciones de red, Blockchain, Inteligencia Artificial.

Pero la realidad es que, al considerar la inclusión como una prioridad, no podemos contar con esas tecnologías. En algunas partes del mundo, la penetración del acceso a Internet sigue siendo inferior al 15 % de la población, y solo la voz y los SMS móviles superan el 80 % de penetración.  Muchas zonas rurales ni siquiera pueden soñar con Internet móvil. En ocasiones, debido al precio abusivo de los teléfonos inteligentes y la cobertura de Internet. Y los precios de Internet móvil, si es que hay cobertura, pueden obligar a elegir entre comer o enviar mensajes a través de WhatsApp.

Pero los operadores postales siguen teniendo sus obligaciones de alcance universal y asequibilidad. Y la inclusión es una prioridad absoluta.

Creemos que la infraestructura no debe ser una excusa y que, en manos de los operadores postales, las infraestructuras actuales pueden proporcionar digitalización, alcance universal e inclusión.

Algunos hechos demuestran que los servicios pueden adaptarse a la tecnología y a las infraestructuras existentes para la población en lugar de esperar a que las infraestructuras estén disponibles; muchos resultados de investigaciones del Banco Mundial muestran hechos indudables: la penetración de la telefonía móvil y de Internet móvil tiene un impacto directo y exponencial en el desarrollo social y económico de los países.

Entonces, ¿están algunas partes del mundo condenadas a no evolucionar hasta que se disponga de ciertas infraestructuras según las necesidades tecnológicas? ¿Está la vida de las personas en manos de las empresas tecnológicas y no de sus gobiernos?

Si revisamos cuidadosamente el caso del dinero móvil en todo el mundo, podríamos sorprendernos al ver algunos detalles, como:

  • Probablemente con la tasa más baja de penetración de Internet móvil, África lidera el negocio y las transacciones de dinero móvil, con aproximadamente el 50 % de la cuota mundial.
  • Algunas iniciativas de dinero móvil abandonadas (por falta de aceptación) en Europa son las más exitosas a nivel mundial cuando se aplican en África.
  • En algunos países africanos, más del 90 % de las personas (familias) cuentan con una cuenta de dinero móvil, mientras que menos del 7 % tiene una cuenta bancaria.
  • La más sorprendente: el dinero móvil está floreciendo, especialmente en un entorno sin teléfonos inteligentes, sin Internet móvil (ni siquiera 3G). No hay suscripciones móviles de pospago ni contratos.

¿Por qué ha ocurrido esto? Principalmente por una fuerte necesidad del mercado y por la adaptación de los servicios a la tecnología existente, disponible y extendida, como el GSM y el USSD.

Por supuesto, se pueden ofrecer servicios de dinero móvil más avanzados cuando se utilizan teléfonos inteligentes e Internet móvil. Pero el fenómeno del dinero móvil en África es hoy una de las pruebas más exitosas de inclusión y alcance universal (o casi).

 Próximos pasos hacia la digitalización y las infraestructuras; la contribución del operador postal

Sorprendentemente, la gente puede pagar la electricidad desde su teléfono móvil (de nuevo: no se necesitan teléfonos inteligentes ni Internet), pagar su televisión por cable o transferir dinero a un familiar en otro país. Incluso pueden obtener un microcrédito para pagar sus facturas. Pero no pueden obtener una respuesta a su solicitud de subvención o a las declaraciones del municipio, ni aceptar y aprobar cualquier cosa que les exija su gobierno, ni solicitar el colegio de sus hijos o aceptar una oferta de trabajo utilizando sus teléfonos móviles o cuentas de correo electrónico viéndose obligados, a menudo, a recorrer largas distancias, en persona, para recoger un documento en papel y firmar un recibo.

Los objetivos de desarrollo sostenible de todos los gobiernos incluyen amplios planes y programas de digitalización. La mayoría de ellos esperan conseguir mejores infraestructuras de telecomunicaciones a cargo de las telecos o desplegar tecnologías punteras como principal desencadenante de sus planes de digitalización. O planean digitalizar los servicios del sector público sin incluir a los ciudadanos en estos esfuerzos de digitalización, lo que podría significar un éxito muy limitado a corto plazo.

Será de mínima utilidad, por ejemplo, digitalizar todos los Tribunales y la Judicatura sin planificar adecuadamente cómo accederán los ciudadanos a los nuevos servicios judiciales digitalizados; una buena mejora para los Tribunales… una mejora limitada para los ciudadanos.

Y a menudo se presupuestan inversiones enormemente significativas en aplicaciones, sistemas y otros componentes de digitalización por llegar en un fututo cercano.

Algunos de esos gobiernos no se dieron cuenta de que ya tienen el activo y la infraestructura más importantes que se necesitan para esa digitalización y el logro de los ODS: su operador postal designado.

¿Quién mejor que Correos para establecer un sistema universal de direcciones digitales en un país? Lo hicieron durante décadas en un entorno mucho más complejo: calles, carreteras, pueblos, ciudades, campos, zonas rurales remotas, apartados de correos…

¿Quién mejor para entregar digitalmente, con garantías y testigos, con pruebas admisibles de entrega, cualquier documento, mensaje o carta, literalmente en cualquier lugar del país? Desde hace décadas, lo hacen en un entorno mucho más difícil y costoso (las entregas físicas en papel).

¿Quién mejor para tener una presencia generalizada en el país, para ayudar a los analfabetos digitales, y seguir ofreciendo un correo híbrido inverso, aceptando los envíos digitales de los remitentes y entregándolos físicamente a los destinatarios que aún podrían, por muchas razones, necesitarlo?

¿Quién mejor que ellos para ofrecer apartados de correos digitales, en los que los abonados pueden recibir todos sus envíos digitales, incluso totalmente atestiguados y registrados, vengan de donde vengan esos envíos digitales?

¿Quién mejor que ellos para ser el testigo garantizado en todo el país y el proveedor de servicios de entrega electrónica registrada, legalmente admisible según el mandato de las Naciones Unidas a través de la Unión Postal Universal?

Pasado, presente y futuro de la contribución de los operadores postales a los ODS y a la inclusión.

Los operadores postales siempre han sido clave para el desarrollo de todo país. Antes incluso de que existiera cualquier Objetivo de Desarrollo Sostenible. Si no lo olvidamos, tendremos inmediatamente la respuesta a muchas preguntas sobre el futuro de un país.

Hace décadas, los servicios postales se creaban desde cero; sin experiencia, sin infraestructura, sin conocimientos, sin nada. Y no podemos entender ninguno de nuestros países hoy en día sin entender la contribución de los servicios postales.

La gente recogía sus paquetes y cartas utilizando el Banco Postal incluso cuando ningún otro banco privado quería tratar con ellos. Personas que votan en una Oficina de Correos. Personas que cobran su sueldo o pensión en la Oficina de Correos. Personas que envían documentos del Gobierno, que cobran un subsidio, que completan las solicitudes escolares, que envían dinero a sus familiares en el otro lado del país o del mundo. Personas que registran a sus recién nacidos en la oficina de correos. Todo eso y mucho más para todos los habitantes del país.

¿Estamos preparados para olvidar? ¿Estamos dispuestos a depender de entidades totalmente privadas para esos servicios en el futuro, sin posibilidad de elección, dependiendo totalmente de la rentabilidad de las empresas privadas? ¿Están los gobiernos dispuestos a renunciar a esos servicios, a las responsabilidades, a las contribuciones y a la universalidad de los servicios?

Por supuesto, es necesaria la cooperación entre el sector público y el privado, como siempre ha sucedido. Por supuesto, la libre competencia y la libertad de elección del proveedor de servicios deben seguir existiendo. Pero deben concederse ciertos servicios mínimos, con ciertas garantías mínimas debe ser concedida por un servicio público.

Muchos gobiernos están realmente comprometidos con la excelencia de los servicios gubernamentales; la digitalización a través de sus operadores postales designados representa una oportunidad única para sobresalir y garantizar la universalidad y la inclusión.

Esto significa, por ejemplo, que una empresa próspera puede utilizar los servicios de los operadores postales, pero la persona más pobre del país también tendrá acceso.

Esto significa que algunas personas podrán utilizar sus caros teléfonos inteligentes para obtener un descubierto en su cuenta bancaria, entregado y atestiguado por el operador postal, mientras que alguien en una zona rural remota recibirá un servicio similar a través de un mensaje SMS certificado, para recibir la notificación de la aprobación de su subvención agrícola.

Esto significa que un tribunal de la capital emitirá un documento de resolución digital que se imprimirá y entregará a alguien en una aldea remota a 1.000 km de distancia porque el destinatario ni siquiera tiene un teléfono móvil.

Esto significa digitalización universal por medio de la empresa más experimentada en cada país. La inclusión, que nadie se quede atrás por la rentabilidad financiera o infraestructuras insuficientes; una tecnología, una asociación y un modelo de negocio adecuados, junto con objetivos de rentabilidad no financiera (inclusión social, inclusión financiera, alcance universal, asequibilidad de los servicios…), lo hace posible ahora mismo.

Servicios postales digitales de Lleida.net

En Lleida.net nos hemos especializado en la entrega electrónica certificada, que es el núcleo de nuestro negocio. Acreditados y calificados en muchos países y jurisdicciones, incluyendo las más estrictas, y con más de 200 patentes concedidas en todo el mundo en más de 70 países, estamos orgullosos de ser el claro líder en servicios de entrega electrónica certificada.

Nuestras metodologías patentadas son las menos intrusivas, sin requisitos de hardware, software o complementos en el extremo emisor o receptor, sin necesidad de CAPEX, modelo de negocio de coste puro por transacción.

Incluye muchas similitudes con la operación comercial habitual de cualquier operador postal y cumple con la mayoría de las normativas del mundo para las pruebas electrónicas (llamadas en algunas partes del mundo Registros Electrónicos Seguros), basadas en la UNICITRAL de las Naciones Unidas.

Los operadores postales que desarrollen estos servicios obtendrán sus propios servicios de marca, comprobantes de entrega firmados digitalmente y con sello de tiempo, sin necesidad de registrar a sus clientes en Lleida.net. No es necesario registrar a todos los potenciales destinatarios de los mensajes electrónicos certificados al igual que no es necesario registrar o incluir a los destinatarios de un correo certificado en papel. No es necesario que sus clientes (normalmente los remitentes) o los clientes de sus clientes (los destinatarios) instalen ningún software, ni utilicen ningún software o aplicación específica o “plug-ins”. No es necesario utilizar un sistema de correo electrónico específico (tanto los remitentes como los destinatarios pueden utilizar, por ejemplo, su actual sistema de correo electrónico Hotmail, Yahoo, Gmail, Outlook o cualquier otro para enviar o recibir mensajes de correo certificado). Cualquier dispositivo con capacidad para SMS puede recibir mensajes SMS certificados (hasta miles de caracteres por mensaje).

Los operadores postales pueden entregar mensajes electrónicos certificados de forma masiva (para ayuntamientos, administraciones públicas, bancos…) y proporcionar pruebas de entrega y de recogida/descarga de documentos. Miles o millones de mensajes certificados se entregan en cuestión de minutos, con una prueba de entrega completa y admisible para los remitentes y destinatarios.

Los comprobantes de entrega se almacenan de forma segura en instalaciones, sistemas y procedimientos auditados por la norma ISO 27001, durante 15 años. Servicios totalmente administrados por el operador postal y técnicamente operados por Lleida.net. Implementados y listos para salir al mercado en cuestión de pocas semanas.

Experiencia de Lleida.net en el sector postal

Lleida.net tiene una amplia experiencia en todos los sectores de actividad y en todas las zonas geográficas; bancos, aseguradoras, gobiernos, cobradores de deudas, comercio de valores, bufetes de abogados, empresas energéticas, operadores de telecomunicaciones, empresas de alquiler de coches, municipios, emisores de tarjetas de crédito/débito, inmobiliarias, minoristas y muchos más sectores configuran nuestra actual cartera de clientes.

Pero nos dimos cuenta de que podíamos aumentar a nuestro alcance asociándonos con operadores postales designados para así complementarnos mejor.

Ambos estamos en el negocio de la entrega. Podemos ofrecer aprovechar nuestra experiencia y tecnología en el área que mejor conocemos y liderar las comunicaciones y entregas electrónicas certificadas

Nuestro modelo de negocio puede ayudar significativamente a los operadores postales a volver a estar en el asiento del conductor en la evolución de su país: la revolución del país digital. La digitalización del país.

Nuestra contribución es clara: nuestras más de 200 patentes desarrolladas en los últimos 25 años. Nuestras tecnologías y plataformas. Nuestra experiencia global. Nuestra voluntad de compartir conocimientos y experiencia. Nuestra voluntad de compartir el éxito y asumir riesgos juntos.

Todos los diferentes segmentos que atendemos actualmente pueden ser atendidos también a través de los operadores postales. Y ambos aportaremos nuestra experiencia, aprenderemos y creceremos juntos.

Nadie está mejor posicionado para digitalizar un país a través de los envíos electrónicos certificados. La comunicación es esencial para la sociedad, para el gobierno, para las empresas, para las personas… para un país. Sin un 100 % de seguridad en la comunicación, la digitalización podría fracasar en algún momento, del mismo modo que no tener servicios de notarización en un país podría hacer la vida mucho más difícil. Adivinar que un mensaje o documento ha sido enviado, recibido, no alterado, aceptado, aprobado o cuándo han ocurrido esas cosas no es una opción. La digitalización es clave, pero requiere un 100 % de certeza y una parte de confianza que pueda ser testigo de esas comunicaciones electrónicas y dar fe de lo que ocurrió exactamente.

Lleida.net aprovechará el alcance del operador postal para hacer que sus servicios sean aún más penetrantes de lo que ya son.

Ya lo hicimos para algunos países (por ejemplo, Colombia, Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica…). En colaboración con nuestro socio estratégico en el sector, hemos entrado recientemente en eGate Egipto, un acuerdo panafricano disponible para todos los operadores postales africanos, para desplegar inmediatamente estos servicios postales digitales. En los últimos dos meses, muchos operadores postales y gobiernos se han adherido a este acuerdo con la Unión Postal Panafricana (www.digitalpost.africa).

Los operadores postales como infraestructura crítica

Los operadores postales son los testigos naturales en todas partes; neutrales, independientes, con experiencia e incluso mencionados en la mayoría de las normativas de los países como testigos de confianza si siempre lo fueron en el mundo del papel, no hay razón para cambiar eso en el mundo digital.

Los servicios postales digitales también están reduciendo los litigios; cuando todas las partes tienen exactamente las mismas pruebas, no tiene sentido litigar; la vida y los negocios se vuelven mucho más fáciles.

Los servicios postales digitales ahorran costes y tiempo; un correo certificado en papel puede tardar días o incluso semanas en ser entregado (con éxito o no). Los servicios postales digitales aumentan la capacidad de entrega (a los teléfonos móviles o a las cuentas de correo electrónico) al menos en un 95+%, reducen el tiempo de entrega y el comprobante de entrega a cuestión de minutos (con toda la reducción de costes y tiempo de procesos asociados) y se ofrecen a una fracción del coste de la entrega física.

Ninguna sociedad o comunidad puede permitirse entrar en el mundo digital sin las suficientes garantías. No sin los mismos o mayores niveles de seguridad que tenían antes de la revolución digital.

Y no hay, realmente, ninguna excusa; dondequiera que haya una cuenta de correo electrónico, un navegador web o un dispositivo con capacidad para SMS… hay una posibilidad de comunicación y de mensajes fiables y registrados.

Siempre que haya un cliente, un ciudadano o una empresa que necesite seguridad en la comunicación digital, el operador postal debe proporcionarla.

No hay necesidad real de planificar, presupuestar, desplegar y operar ninguna tecnología compleja; con el tiempo, algunas llegarán y otras fracasarán y desaparecerán. Pero utilizar la tecnología y las infraestructuras simples y existentes, sean las que sean hoy, en un modelo sin inversión, es claramente una apuesta ganadora.

Una apuesta ganadora para las personas que obtendrán un acceso universal a la digitalización y a los servicios digitales, independientemente de la tecnología y los recursos de que dispongan.

Una apuesta ganadora para las empresas y los gobiernos, que verán reducidos los costes y el tiempo de entrega con total seguridad y admisibilidad a una fracción del coste actual de las entregas físicas certificadas.

Una apuesta ganadora para los operadores postales que, sin inversión alguna, iniciarán nuevos flujos de ingresos sin riesgo, y asumirán el papel de testigo nacional que solían tener, implementando estas tecnologías en todos sus servicios: entrega de mensajes y documentos electrónicos, servicios bancarios postales, banca postal en línea y móvil, logística, entrega electrónica de última milla.

Una apuesta ganadora para los gobiernos, que contarán con la contribución clave, sin inversión alguna, de uno de sus, a partir de ahora, más importantes contribuyentes a las infraestructuras críticas y a los objetivos de desarrollo sostenible: su operador postal designado.

Los gobiernos confiaban en sus operadores postales antes de la primera Revolución Industrial y contaban con ellos para el desarrollo inicial de sus países. Cuando no había nadie más, los operadores postales de reparto hacían el trabajo. Cuando nadie más proporcionaba un acceso universal a los servicios financieros, contribuyeron de forma significativa al desarrollo de sus respectivos países. Ningún operador postal está preparado y es capaz de ayudar a llevar a sus países al siguiente nivel. Y seguir haciéndolo como un servicio público, como una organización independiente y neutral. Centrados, como siempre, en servir a su país.

Manuel Gallo
Manuel Gallo

Chief Operations Officer, EMEA
Con más años de experiencia que los que me gustaría admitir, siempre en la nube, y en empresas de telecomunicaciones un día descubrí que el mundo es demasiado valioso como para perderlo por barreras culturales u otras barreras; desde entonces, todos los años acumulo las millas de viajeros frecuentes necesarias para poder ir hasta la Luna y volver e intentar comprender el mundo a través de los ojos de otras personas.