Validez legal de los servicios certificados de Lleida.net (1/5)

¿Qué es una comunicación electrónica certificada?

Aquel tipo de comunicación establecida por medios telemáticos en la que una tercera parte, ajena a la comunicación, da fe de que se ha producido esa comunicación. En el caso de Lleida.net, al hablar de comunicaciones electrónicas certificadas, hablamos de SMS y de email.

Las comunicaciones electrónicas convencionales son fácilmente manipulables. Eso supone que sea muy sencilla la impugnación, en un procedimiento judicial, de una comunicación electrónica sin certificar.

La certificación reduce ese riesgo a su mínima expresión, al existir una tercera parte que acredita el contenido y el momento de la comunicación. Para acreditar estos componentes de la comunicación (contenido, fecha y hora) Lleida.net hace uso de una plataforma capaz de recoger todos los datos aparejados a una o varias comunicaciones electrónicas (SMS, email o web) y fijarlos en un archivo, denominado “certificado“, firmado digitalmente y con sellado de tiempo de una entidad de certificación.

Este certificado incluye una serie de medidas técnicas que evita la discusión sobre los datos allí contenidos. Este documento se proporciona al cliente, pero además es custodiado por Lleida.net durante 5 años y su función es la de servir como evidencia ante terceros del contenido y demás datos de esa o esas comunicaciones.

¿Es jurídicamente vinculante una comunicación electrónica certificada?

Sí. Tanto el artículo 24 de la LSSICE, que remite a la Ley de Enjuiciamiento Civil, como la propia LEC, reconocen a los documentos electrónicos tanto como medios de prueba como de notificación. Así lo reconoce el Tribunal Supremo en su Auto 2501/2013 de 21 de marzo:

“el procurador de los tribunales obtuvo la efectiva notificación y requerimiento en forma telemática, con los certificados electrónicos acreditativos de la práctica de ello, emitidos por un prestador de servicios de certificación.”

En definitiva, una comunicación electrónica certificada (sea SMS o email) constituye una prueba documental legítima en juicio, sometida al régimen general:

  • Si no se impugna, constituirá prueba plena.
  • Si se impugna su valor probatorio, se valorará con arreglo al principio de la libre convicción del juez.

El artículo 28.2 de la LSSICE dice que se entenderá que se ha recibido la aceptación y su confirmación cuando las partes a que se dirijan pueda tener constancia de ello. En el caso de que la recepción de la aceptación se confirme mediante acuse de recibo, se presumirá que su destinatario puede tener la referida constancia desde que aquél haya sido almacenado en el servidor en que esté dada de alta su cuenta de correo electrónico, o en el dispositivo utilizado para la recepción de comunicaciones.

 

Sofía Gazo
Directora Comercial España

Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad Rey Juan Carlos (URCJ) y actualmente cursando el Programa Superior de Dirección de Ventas en ESIC.

Deja un comentario