Que la prueba no sea una carga. Ley 3/2014, de 27 de marzo

Di adiós al papeleo usando comunicaciones electrónicas certificadas #sayonarapapelEl pasado mes de marzo se aprobaba la Ley 3/2014, de 27 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la defensa de los consumidores y usuarios y otras leyes complementarias, aprobado por el Real Decreto Legislativo  1/2007, de 16 de noviembre.

El nuevo texto incluye novedades que afectan al momento previo del contrato, al contrato y al momento posterior. Para comenzar, el empresario tiene la carga de la prueba del cumplimiento de las obligaciones, es decir, tiene que poder acreditar que las ha cumplido.

Para que la prueba no se convierta en una carga, literalmente, repasaremos los cambios que incluye la ley, tanto en la fase previa a la firma del contrato, como en la posterior. Para todas estas novedades existen soluciones de comunicación electrónica certificada: SMS certificado, E-mail certificado, Recepción certificada, Contrato SMS, Contrato e-mail, Stamphoto, Stamp ID y Dealin9’.y

Antes de celebrarse un contrato, el empresario o vendedor deberá ofrecer una información previa:

–  Identificación producto y empresario.

–  Precio total, con gastos de envío. También en la publicidad.

–  Medios de pago y fecha de entrega.

–  Existencia de garantía legal.

–  Duración del contrato y condiciones de permanencia si existen.

–  Existencia del derecho de desistimiento en los términos
legalmente establecidos.

–  Las medidas técnicas de protección en caso de tratarse de contenidos digitales.

–  Interoperabilidad necesaria (por ejemplo, SO compatible).

–  Procedimiento para atender reclamaciones.

–  Todo de forma gratuita y, al menos, en castellano.

Si el contrato se realizara a distancia o fuera del establecimiento mercantil, además se deberá añadir la siguiente información:

–  Gastos aparejados al derecho de desistimiento

–  No existencia de derecho de desistimiento si es el caso

–  Existencia de códigos de conducta

–  Existencia de depósitos o garantías financieras

Los contratos podrán celebrarse a distancia usando diferentes medios de comunicación, pero al final, el consumidor sólo quedará vinculado una vez haya aceptado el contrato por escrito. Entre otros medios, podrá hacerse en papel, correo electrónico, fax o SMS.

Cualquier pago adicional o el envío de factura electrónica necesitarán el consentimiento expreso del consumidor.

Los bienes adquiridos deberán entregarse en 30 días desde la celebración del contrato y la transmisión del riesgo se hará una vez esté en poder del consumidor o de un tercero indicado por él.

No se pueden realizar envíos que no hayan sido solicitados por el consumidor.

 

Una vez celebrado el contrato el empresario deberá facilitar al consumidor y usuario la confirmación del contrato celebrado en un soporte duradero y en un plazo razonable después de la celebración del contrato a distancia, a más tardar en el momento de entrega de los bienes o antes del inicio de la ejecución del servicio.

Es importante recalcar que en caso de no recabarse el consentimiento expreso por escrito o no facilitarse adecuadamente la información en el soporte adecuado, el consumidor puede solicitar la anulación del contrato.

En ningún caso, la falta de respuesta podrá ser considerada una aceptación. Debe ser expresa.

 

La nueva ley se propone reforzar la seguridad jurídica, tanto de los consumidores y usuarios como de los empresarios. Tiene la finalidad de eliminar disparidades existentes en la legislación europea de los contratos de consumo que crean obstáculos significativos en el mercado interior.

Link al BOE

Lleida.net
Somos la Primera Operadora Certificadora – Mensajes electrónicos certificados

Deja un comentario